LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

sábado, 12 de diciembre de 2009

ENTRE DOCE CUERDAS




RESUMEN: Dennis Cormack es un apuesto y excelente boxeador. Tiene todo lo necesario para convertirse en campeón del mundo; juventud, pegada y además es honrado.

Dennis es una fiera del Ring y no tiene rival entre las doce cuerdas. También cuenta con un buen entrenador llamado Gimpy, un hombre entrado en la vejez, pero con una gran sabiduría pugilística.

Lamentablemente para Dennis, un mafioso llamado Wallader se fija en él y le propone ser su representante. Según Wallader, ganarían mucho dinero con peleas arregladas y apuestas millonarias.

Pero Dennis se niega, él no se prestará a esos manejos ni recibirá órdenes de un gángster.

A Wallader le enfurece la negativa del joven, y puesto que es un mafioso respetado y con prestigio que cuidar, manda que sus matones le den un castigo ejemplar, para que todos sepan lo que les pasa a quienes se niegan a trabajar con él y obedecer sus órdenes.

Los hombres de Wallader matan al viejo Gimpy a golpes y a Dennis le destrozan todos los huesos de sus manos con una llave inglesa. En especial los huesos de sus dedos, los cuales quedan triturados y deshechos.

La vida del joven ha sido destruida tanto por fuera, como por dentro. No puede volver a boxear, porque sus manos están inutilizadas. Ha terminado su prometedora carrera en el boxeo. ¿Qué podrá hacer a partir de ahora? Lo único que sabía hacer era boxear.

Tristemente abandona la ciudad. Se gastó mucho dinero en sus manos, en cirugía para sus huesos retorcidos. Cambió su nombre por Peter, para ocultarse.

Cayó en las garras de un manager que le hizo conseguir algún dinero. Tenía que vivir, tenía que comer… Y fue el infierno. Se lanzó por ahí, por pueblos, a boxear, sabiendo que no podía hacerlo.

Ahora era diferente, ahora estar entre doce cuerdas era horrible, salía al Ring vencido, sin poder golpear por temor a volver a quebrarse sus dedos. Solamente esquivaba con agilidad los golpes… Pero siempre terminaban alcanzándole.

Aguantó veinte peleas, veinte tremendas palizas. Golpes en su rostro, cabeza, costados, estómago. Cada vez que sentía que el último golpe podía matarlo, se dejaba caer a la lona… La lona era su salvación.

Pronto dejó de ser un joven apuesto, los castigos habían desfigurado su cara. Pero se resistía a abandonar el boxeo, iba a los pueblos, de Ring en Ring, dejando sangre en la lona, siendo utilizado como un muñeco para golpear.

Hasta que optó por abandonarlo, porque podría morir. Empezó a usar barba y bigote, para disimular las cicatrices de las palizas. Y empezó una nueva vida.

Encontró un humilde empleo, con un sujeto de buen corazón que arrendaba cabañas cerca de una playa y que también poseía una pequeña funeraria. Y así pasan ocho años.

Pero cierto día, unas personas llegan a arrendar cabañas y se da cuenta que se trata de Wallader, con sus matones y les acompañan un boxeador que pronto disputará el título mundial y la novia del último.

Wallader no lo reconoce, debido a su cambiado aspecto. Es entonces cuando Dennis enloquece, presa de una furia incontenible. Los culpables de todas sus desdichas están cerca de él. Para Dennis se trata del destino… El destino ha querido que se cobre venganza y que haga justicia por sus propias manos.

Empieza a asesinar de manera implacable y atroz a todos ellos, uno por uno.

Primero acuchilla el cuello de la novia del boxeador y entierra su cabeza en la arena. Luego con una piedra machaca el rostro de otro de los tipos hasta convertirlo en un tomate reventado. Posteriormente con una gruesa picota, traspasa el cuerpo del joven pugilista.

Y para Wallader reserva lo mejor… Lo encierra vivo dentro de uno de los ataúdes de la funeraria, ignorando totalmente los llantos de suplica del mafioso, envía el ataúd al horno incinerador del recinto funerario.

¿Hasta donde llegará Dennis con su sangrienta venganza?

COMENTARIO: ¡Espectacular! La mayoría de los amantes del Terror, casi siempre estamos acostumbrados a leer novelas que incluyan cosas anormales y sucesos imposibles. Tales como criaturas de pesadillas y muertos que salen de sus tumbas.

Sin embargo, Mortimer Cody nos entrega una faceta especial del Terror. Una situación que perfectamente se podría dar en nuestra vida real y cotidiana.

Una persona común y corriente, que ha sido mutilada y años después se venga con saña y enloquece en medio se su sangrienta venganza.

Novela totalmente recomendable.

¡PÓRTENSE BIEN Y RECUERDEN QUE LA VENGANZA NUNCA ES BUENA!


ÉSTE ES EL FINAL: ¿Saben ustedes el nombre verdadero de Mortimer Cody? Pues para quienes no lo sepan se los daré; Francisco Vera Ramírez.

¿No les parecen apellidos conocidos? Pues sí, se trata del hermano de Lou Carrigan, cuyo nombre verdadero es Antonio Vera Ramírez.

Al parecer el talento novelístico es algo que viene de familia. Si quieres saber más sobre el tema, puedes revisar en PUNTO B de la entrevista a Lou Carrigan, en donde habla de su familia. Interesados pinchen acá.


TÍTULO: ENTRE DOCE CUERDAS
AUTOR: MORTIMER CODY
COLECCIÓN: TERROR (Nº 254)
PORTADA: PRIETO MURIANA
EDITORIAL: EASA (Editorial Andina, S. A.)
EDICIÓN: 1982

No hay comentarios.: