LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

lunes, 29 de abril de 2013

RESULTADOS ENCUESTA CUMPLEAÑERA 2013

 
 
Estimados amigos de Bolsi & Pulp, ha finalizado nuestra encuesta  cumpleañera, que tenía como intención publicar a modo de regalo cumpleañero en el blog, un libro del recientemente fallecido escritor Curtis Garland. Los resultados de la encuesta fueron los siguientes:
 

TERCER LUGAR CON 4 VOTOS
EL OJO DE DIOS

                                  
SEGUNDO LUGAR CON 6 VOTOS
CERO ABSOLUTO
 
 
PRIMER LUGAR CON 9 VOTOS
CADAVERES SIN ALMA

Por lo tanto, nuevamente hemos escuchado la voz de nuestros amables votantes y la novela ganadora es CADAVERES SIN ALMA, dicha novela será el regalo cumpleañero que Bolsi & Pulp les obsequiará a todos ustedes. Pronto la publicaremos para que puedan disfrutar de esta gran obra del inmortal maestro Curtis Garland.

¡Un abrazo a todos y saludos bolsilibrescos!

Atte: ODISEO... Legendario Guerrero Arcano.

domingo, 21 de abril de 2013

LA EFÍMERA COLECCIÓN “BONANZA”


POR ANTONIO QUINTANA CARRANDI



Una de las series televisivas más exitosas de la historia fue Bonanza, producida por la cadena estadounidense NBC entre 1959 y 1973. Este western catódico arrasó en todos los países en los que fue emitido, deviniendo en un clamoroso fenómeno de masas. Tan sólo El Fugitivo, de la QM Productions, logró hacerle algo de sombra. Bonanza comenzó a emitirse en España hacia mediados de los años sesenta, gozando desde el primer momento del favor del gran público y convirtiéndose de inmediato en el programa estrella de TVE (Televisión Española), hasta el punto de que sólo determinadas retransmisiones deportivas la superaban en audiencia, y no siempre.
 
Editorial Bruguera, siempre a la caza de oportunidades de negocio que acrecentaran sus ya por entonces astronómicos beneficios, decidió aprovechar el filón Bonanza lanzando al mercado una colección de novelas-franquicia en formato bolsilibro. Dado que el número de seguidores de la mítica producción era considerable, todo parecía indicar que una serie de novelas inspiradas en ella funcionaría bien. Así pues, la editorial barcelonesa entró en negociaciones con la NBC, y poco después aparecía en los quioscos de toda España el primer número de  Bonanza, titulado Doble rapto.
 
El novelista escogido por la editorial para escribir los relatos fue Luís García Lecha, autor estrella de Toray que, no obstante, colaboraba en las colecciones de Bruguera desde una década antes. Fue, ciertamente, una elección de lo más acertada, porque el personalísimo estilo del escritor riojano casaba a la perfección con el ambiente característico de la serie televisiva. Lecha optó por firmar sus obras de Bonanza como Clark Carrados, su seudónimo más conocido.
 
Considerando el tirón que la serie de tv tenía entre el público español, es de suponer que cuantos colaboraban en el proyecto, tanto el autor elegido como los responsables de la editorial, esperasen que la colección de bolsilibros alcanzara el mismo éxito e incluso idéntica longevidad. Sin embargo, parece que no fue así, ya que Bonanza se publicó durante sólo seis meses. La primera novela, Doble rapto, apareció en octubre de 1966, y la última, Abogado defensor, en marzo de 1967, publicándose en total quince títulos. Luego la colección fue cancelada, pasando a ser una de las más cortas, tanto por número de ejemplares publicados como por tiempo de permanencia en los quioscos, de la historia de la literatura bolsilibresca.
 
¿A qué se debió que la Bonanza de Bruguera tuviese una vida tan efímera? La falta de datos bien contrastados sobre el asunto me impide dar una respuesta concreta a este interrogante. Sólo puedo conjeturar que, tal vez, los lectores compulsivos de bolsilibros del Oeste no se sintieran suficientemente atraídos por la Bonanza literaria, pudiendo disfrutar de las aventuras originales de Ben Cartwright y sus hijos en la pequeña pantalla. Según parece, en la época también se rumoreó que la editorial había tenido algún problema con la NBC, lo que quizás podría explicar por qué se cerró la colección con apenas medio año de vida. Huelga decir que no creo que Carrados tuviera nada que ver con el aparente fracaso de esta serie de novelas-franquicia, pues era uno de los autores de bolsilibros más apreciados por el público y un profesional como la copa de un pino.
 
En la segunda mitad de los años sesenta Bruguera alternaba dos tipos de formatos en sus colecciones de bolsilibros. Mientras que diversas series del Oeste, policiacas y románticas mantenían el formato estándar establecido en los años cuarenta,  15 x 10´5 cm, Enviado Secreto, Bonanza y alguna otra de temática diversa eran presentadas en un formato algo mayor, cuyas medidas eran 17´5 x 10´5 cm, con una extensión media de 110/112 páginas. En cuanto a su precio de venta, era de 9 pesetas.
 
Casi imposibles de encontrar hoy día, las novelas que Clark Carrados escribió para la serie Bonanza de Bruguera pueden considerarse como un preciado botín para cualquier amante de los bolsilibros. Por desgracia, el autor de estas líneas no posee ninguna, aunque hace ya demasiados años tuvo el placer de leer dos de ellas, Hoss Cartwright, detective y Terror en Virginia City.
 
En 2008,  el IER (Instituto de Estudios Riojanos),  dedicó un homenaje a Luís García Lecha, que se complementó con la edición de un libro que contenía una breve semblanza biográfica del autor, una novela policiaca inédita,  una de sus primeras novelas de ciencia ficción, un relato corto y la correspondiente bibliografía.  En el listado de títulos de Bonanza faltaban los dos últimos.

RELACIÓN DE TÍTULOS DE LA COLECCIÓN “BONANZA”

1—Doble rapto
2—Hoss Cartwright, detective
3—Los nuevos dueños de La Ponderosa
4—El hijo del jugador
5—Los linchadores
6—El parador del diablo
7—Al pie del patíbulo
8—Terror en Virginia City
9—Muerte en la ciudad muerta
10—El atraco
11—Cuatreros en La Ponderosa
12—Hoss y la mujer forzuda
13—La belleza del diablo
14—Tierras rojas
15—Abogado defensor
 
Antonio Quintana Carrandi
Abril de 2013

domingo, 14 de abril de 2013

FANTASÍA SOBRE UN CRONOMÓVIL

 
 
 
Número 407 de LCDE, aparecida en mayo de 1978, “Fantasía sobre un cronomóvil” es otra de las entretenidísimas incursiones de Clark Carrados en el subgénero de los viajes en el tiempo. El protagonista del relato es Alex Beard, un próspero hombre de negocios al que su amigo, el científico e inventor Sixtus Schalkreuz,  pide un préstamo para financiar un proyecto que parece una locura: construir un cronomóvil, esto es, un aparato capaz de desplazarse a través de las Edades. Huelga decir que Beard se queda boquiabierto ante la pretensión de Schalkreuz, aunque al final acaba prestándole el dinero, nada menos que doscientos mil dólares. El joven empresario sabe que su amigo es un sabio de primer orden, poseedor de una mente privilegiada, y como nada en la abundancia, no tiene inconveniente en prestarle su ayuda económica. De todas formas, aunque Schalkreuz ha inventado algunos artilugios interesantes y útiles, Beard teme en su fuero interno que su amigo esté perdiendo la chaveta. ¡Una máquina del tiempo! Pero aun así, le entrega el cheque y Sixtus le promete que él será una de las primeras personas en probar el cronomóvi.

Un año más tarde, cuando Beard ya no se recuerda ni por casualidad el asunto, Sixtus se pone en contacto con él para comunicarle que el cronomóvil ya es una realidad. Alex acude a casa de su amigo, un tanto receloso, y éste le muestra el curioso aparato. Tras presentarle a su bella ayudante, Beryl Fulbert, Schalkreuz pone al tanto a Beard de sus experiencias con la máquina del tiempo, que ha probado realizando un viaje al pasado. Cada vez más perplejo, Beard acepta probar el cachivache, afirmando que le gustaría viajar al futuro, para comprobar si por esas calendas se ha encontrado ya la cura para el resfriado común. Está claro que Beard no acaba de creerse que el cronomóvil funciona, pero Schalkreuz, sin mostrarse ofendido por la incredulidad de Alex, le enseña a manejarlo y le anima a trasladarse al futuro. Y así, sin acabar de creérselo del todo, el joven empresario emprende viaje al año 2994.

El aparato funciona perfectamente, para asombro de Beard, quien llega al siglo XXX en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, lo que descubre allí le decepciona profundamente. La sociedad terrícola de la trigésima centuria lleva una cómoda y plácida existencia, en la que todas las necesidades básicas del individuo están holgadamente cubiertas por el estado. Pero una de las primeras cosas que se encuentra Beard en este siglo es grupo de condenados a trabajos forzados, y esto le hace sospechar lo peor. Decidido a averiguar todo lo posible sobre la Tierra del año 2994, Beard prosigue su exploración y llega a una ciudad donde todo el mundo parece vivir en paz y armonía. Poco después se dirige a un edificio en el que ve entrar y salir a mucha gente, descubriendo que es una especie de restaurante informatizado, repleto de máquinas dispensadoras de alimentos. Pero lo que más sorprende a Beard es que la gente, una vez que ha recogido su comida, hace una versallesca reverencia invocando una especie de oración de gracias a “el Gran Shannadux”. Sin embargo, un hombre se niega a pronunciar la invocación y es inmediatamente arrestado por unos guardias, armados con unos extraños bastones que parecen ejercer un efecto hipnótico sobre las personas. Beard está cada vez más convencido de que la Tierra del siglo XXX vive bajo una dictadura aparentemente benévola, pero tiranía al fin y al cabo. Y es entonces cuando conoce a Ummyro, quien resulta ser el Rector Supremo de Shannaduxia, la única ciudad del planeta. Deseoso de aprender más sobre esa época, Beard se muestra receptivo y humilde ante Ummyro, y el Rector Supremo le lleva su residencia personal. Una vez allí, le cuenta, a grandes rasgos, la historia de la Tierra durante los últimos cuatrocientos años.

Según Ummyro, la Tierra del siglo XXVI estaba densamente poblada, pero se produjo un conflicto bélico que causó la muerte de varios miles de millones de personas. Tras aquel caos surgió la figura de un hombre, Shannadux, un reputado psicobiólogo que sostenía una curiosa teoría, según la cual,  dentro de la especie humana general, por así llamarla,  existía un grupo de seres poseedores de unos caracteres genéticos que los convertían en superiores a todos los demás. Estos “humanos perfectos” representaban una reducidísima minoría del total de la población, pero Shannadux creía que eran los elegidos para dominar la Tierra, así que desarrolló un virus mortal, que afectaba sólo a los humanos “inferiores”, y lo diseminó por todo el planeta.  La especie humana “inferior” fue aniquilada en unos pocos años, quedando el mundo y sus inmensos recursos en poder de apenas unos miles de elegidos, que desde aquel momento veneraron fanáticamente la memoria del Gran Shannadux, que, al parecer, había sido ejecutado cuatro siglos atrás.

Horrorizado por lo que ha descubierto, Beard regresa a su tiempo e informa a Sixtus Schalkreuz y a Beryl de sus descubrimientos.  Aunque éstos tratan de disuadirle de sus propósitos, el joven está dispuesto a hacer lo que sea necesario para acabar con la tiranía de Ummyro. A pesar de sus iniciales reticencias, Schalkraus y Beryl se unen a él, emprendiendo juntos una fabulosa aventura a través de las Edades, para tratar de impedir el genocidio ideado por Shannadux y el siniestro sistema político resultante del mismo.

Lo más interesante de la obra, en mi modesta opinión, es la forma tan inteligente en que Lecha presenta, a través de las discusiones entre el protagonista, Schalkreuz y Beryl Fulbert, los problemas morales que plantea la intención de Beard de cambiar la situación del mundo en el siglo XXX, alterando los acontecimientos históricos del siglo XXVI. No revelaré aquí más detalles de la trama, para no fastidiarle el suspense a quien no haya leído la novela. Tan sólo diré que Lecha resuelve la papeleta de forma brillante y lógica, que es mucho más de lo que puede decirse de otros autores de relatos de viajes en el Tiempo.

jueves, 4 de abril de 2013



Hasta Siempre Jesus Franco.