LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

viernes, 31 de enero de 2014

ESPACIO 1999: ARMAS LIGERAS

 


En su momento, Espacio 1999 fue la primera serie de ciencia-ficción de acción real que contó con un presupuesto generoso, lo que permitió a los productores dotarla de un espléndido diseño de producción en el que los trucajes, las maquetas, los decorados, el vestuario y el material de atrezzo fueron de una calidad nunca vista hasta entonces. Su fabulosa puesta en escena impactaba visualmente al espectador incluso en el glorioso blanco y negro de aquellos televisores de mediados de los setenta. Anteriormente he dedicado sendos artículos a las míticas naves Águila y al comunicador. Hoy le toca el turno a las armas portátiles.
 
Comenzaremos por el arma personal por excelencia de la serie, la pistola láser. Cuando uno emplea el vocablo pistola, todos imaginamos un artefacto de configuración clásica, es decir, un chisme similar en su concepción y aspecto a las armas cortas actuales. Todas las pistolas lanzarrayos que han aparecido en la ciencia-ficción televisiva y cinematográfica desde los inicios del género respondían a esta descripción. Pero los responsables de crear los complementos y equipos de los alfanos decidieron romper con este molde, diseñando un arma corta realmente original. Como recordarán los fans de la serie, y como puede apreciarse en las imágenes que ilustran este trabajo, el laser gun de Space 1999 era un arma elegante e ingeniosa. A pesar de lo chocante de su configuración, se caracterizaba por un diseño ergonómico que permitía un fácil empuñe y uso. Compacta como pocas, la pistola láser de Koenig y compañía se llevaba en una sencilla funda que se acoplaba fácilmente al cinturón del uniforme, pero también podía portarse cómodamente en los bolsillos. El disparador era una tecla situada en la parte anterior y superior del arma, y se pulsaba con el dedo pulgar. Además de incorporar un seguro, como cualquier arma que se precie, poseía un selector de tiro, situado en la parte superior del armazón, justo delante del disparador. Este selector tenía dos posiciones: Stun (aturdir) y Kill (matar) Si se ajustaba en la primera de ellas, el arma emitía un rayo de brillante color amarillo, de baja potencia energética, que paralizaba instantáneamente a la persona contra la que se disparaba, provocándole un estado de inconsciencia que podía durar hasta una hora. En la posición Kill, el rayo emitido era de intenso color azul y gran poder calorífico y destructor.


Los únicos miembros de Alpha que iban siempre armados eran, obviamente, los agentes de Seguridad, pero en el arsenal de la base se guardaban pistolas láser suficientes para armar a todos los alfanos en caso necesario. Por otra parte, cada Águila llevaba una dotación fija de cinco pistolas y un rifle, debidamente expuestas en un elegante y funcional armero situado junto a una de las puertas de la nave.
 
En cuanto a las armas largas, las había de dos tipos: rifles y lanzagranadas. En la serie aparecieron dos modelos básicos de fusiles. El que aparece en las imágenes adjuntas era el más potente y pesado de ellos, dotado de gran alcance y de una sofisticada mira electrónica. La potencia de fuego de esta arma debía ser considerable, teniendo en cuenta que en el episodio EL CHICO DE ALPHA, Koenig planea deshacerse de las naves alienígenas que flotan sobre la base abatiéndolas con estos rifles. El otro modelo de fusil era mucho más ligero y fácil de portar, siendo utilizado ampliamente por los miembros de Seguridad y formando parte también de la dotación de armas ligeras de algunas Águilas. Estos últimos rifles pueden verse en numerosos episodios, como por ejemplo en METAMORFOSIS y EL CEREBRO ELECTRÓNICO, ambos de la segunda temporada.

 
Y sólo nos resta hablar de los curiosos lanzagranadas, que aparecieron por vez primera en el episodio La nube Beta. Se trata, como su nombre indica, de fusiles diseñados para el disparo de proyectiles explosivos. En el mencionado episodio son empleados, con nulos efectos, contra una monstruosa criatura que ha sido enviada a Alpha para apoderarse del sistema de Mantenimiento de la base. Pueden disparar, presumiblemente, cualquier tipo de granada, pero la más común parece ser la de carga térmica, que es la que emplean contra la citada criatura. De las armas referidas, esta es la que en menos ocasiones utilizaron los alfanos, ya que sólo apareció en dos capítulos.
 
La reina de las armas de Espacio 1999 fue, sin duda, la pistola, que se convirtió casi en un icono de la serie, al igual que las legendarias e irrepetibles Águilas. En su interesante ensayo sobre la serie, Alfonso Mereló recuerda que muchos niños españoles de la época le quitaban la hoja a un serrucho viejo y se quedaban con la empuñadura, que se asemejaba bastante a la pistola de Koenig y los suyos. Quien esto firma fue más allá, tallando una en madera que, convenientemente forrada con plástico adhesivo de diversos colores, casi, casi daba el pego. Desde luego, no puede negarse que hasta en el diseño de armas portátiles esta serie marcó un antes y un después. Vaya este artículo dedicado a todos aquellos que alguna vez, siendo niños, emulamos con nuestros juegos las fabulosas aventuras de John Koenig, Helena Russell, Alan Carter, Víctor Bergman, Maya, Tony Verdeschi, Sandra Benes y todos los demás.

sábado, 25 de enero de 2014

RECICLAJE BOLSILIBRESCO PARTE VEINTICUATRO

 
 
 
¿Cómo están amigos de Bolsi & Pulp? Nos vamos con una nueva entrega de RECICLAJE BOLSILIBRESCO, ahora les presento una cubierta del ilustrador Luis Almazán.
 
En dos oportunidades fue utilizada para novelas de Ciencia Ficción. Primero para una novela del maestro Lou Carrigan y luego otra del inmortal Curtis Garland.
 
Espero que disfruten de las portadas y OJO con FUSIÓN PLANETARIA, porque esta novela fue publicada en formato especial: 16,5 x 10,5 o sea, un poco más alta que los clásicos bolsilibros.
 
¡Un abrazo a todos y saludos Bolsilibrescos!
 
Atte: ODISEO... Legendario Guerrero Arcano.
 
 
TÍTULO: FUSIÓN PLANETARIA
AUTOR: LOU CARRIGAN
COLECCIÓN: LA CONQUISTA DEL ESPACIO (N° 745)
EDITORIAL: BRUGUERA
EDICIÓN: 1985


TÍTULO: EVASIÓN DEL MUNDO DEL TERROR
AUTOR: CURTIS GARLAND
COLECCIÓN: CIENCIA FICCIÓN (N° 5)
EDITORIAL: ASTRI
EDICIÓN: 1987

domingo, 19 de enero de 2014

ESPACIO 1999: EL COMUNICADOR

 
POR ANTONIO QUINTANA CARRANDI


Aunque, vistos hoy, los efectos especiales de esta mítica serie televisiva puedan sabernos a poco, lo cierto es que en su época Espacio 1999 fue la serie más vanguardista y también la más cara, ya que cada episodio tuvo un coste medio de unos 300.000 dólares. Buena parte del presupuesto de que disponían los Anderson se fue en decorados, maquetas y trucajes varios. Aparte de la magnífica recreación de la base Alfa, lo más recordado de esta serie son las portentosas Águilas, que marcaron un antes y un después en la historia del maquetismo cinematográfico aplicado a la ciencia-ficción. Los productores, conscientes de las carencias de otras series del género en el apartado de los efectos especiales y del atrezzo en general, dedicaron especial atención al vestuario, las armas y los equipos de todo tipo que deberían emplear los alfanos. Y así nació un conjunto de maravillas tecnológicas del futuro que dejaron boquiabiertos a los espectadores. Entre los fantásticos aparatos que aparecieron en la serie, destaca por derecho propio el comunicador.
 
Espacio 1999 comenzó a rodarse, no lo olvidemos, en 1975. Por aquel entonces, ni los más visionarios soñaban con los teléfonos móviles que hoy día hasta los críos de diez años poseen. El aparato de comunicación portátil por excelencia era el Walkie-Talkie. Inventado en los EE. UU. a comienzos de la II Guerra Mundial, este artilugio fue reduciendo su tamaño y sus componentes a lo largo de las décadas, hasta hacerse bastante compacto. No obstante, a mediados de los setenta seguía siendo un chisme voluminoso. Por su parte, los Servicios Secretos, siempre a la cabeza en el empleo de nuevas tecnologías, desarrollaron modelos de pequeño tamaño, que incluso podían camuflarse en el interior de una cajetilla de cigarrillos. Pero este tipo de radios no estaba, obviamente, al alcance de particulares, aunque pudimos ver algunos modelos en varias películas de espionaje.
 
Hasta la llegada de la serie de los Anderson, el comunicador más avanzado que se había visto en la ciencia-ficción televisiva era el de Star Trek TOS, que en realidad sólo difería del Walkie-Talkie en el diseño. El transmisor de Kirk y compañía servía para ponerse en contacto con la nave y con otros miembros de la tripulación, o para localizar a la persona que se quería teletransportar. Y aunque en el episodio HIJO DE UN JEFE veíamos al Capitán y a Spock utilizar estos artefactos para provocar un derrumbamiento de rocas, las prestaciones del comunicador de la serie clásica Trek eran limitadísimas. De hecho, los móviles actuales pueden realizar muchas más funciones. Por eso, cuando se estrenó Espacio 1999, los aficionados de todo el mundo se quedaron pasmados ante el inusual despliegue de parafernalia futurista exhibido en la serie. El comunicador fue uno de los artefactos más logrados. Por vez primera en una producción del género, los protagonistas estaban equipados con unos intercomunicadores realmente fabulosos.
 
Lo más llamativo del aparato era que estaba dotado de microcámara y una minúscula pantalla de televisión, en blanco y negro, en la que se visualizaba el rostro del comunicante, además de incorporar, lógicamente, un micrófono y un pequeño altavoz. Disponía de un teclado numérico, con los dígitos del 1 al 9. Para el 0 había una tecla aparte, que también servía para otras cosas. Contaba, además, con una serie de teclas y botones para activar las funciones adicionales. Una de las principales era la de mando a distancia para abrir y cerrar las puertas del complejo lunar y de las naves Águila. Era posible utilizarlo como reloj y cronómetro, y en caso necesario, se podía activar con él las distintas alarmas de la base. Y si se deseaba, se podían desconectar la microcámara y el monitor, usando el aparato como un comunicador corriente, como el de Kirk y sus amigos.
 
Cada miembro de la dotación de la base tenía su comunicador, debidamente programado por el computador central. En uno de los costados del artefacto iba la placa de identidad de su propietario, con una foto en blanco y negro tipo carnet, una clave compuesta por una letra y dos series de cifras separadas por un guión, el apellido y nombre del individuo y su función en el organigrama de Alfa. Por razones obvias, los comunicadores del Comandante, el oficial médico y los miembros de Seguridad estaban programados para abrir todas las puertas de la base, incluyendo las de las pistas de despegue y las naves. El resto de la dotación tenía acceso a las áreas comunes, y a aquellas en que prestaban sus servicios; pero sus mandos no activaban los accesos a determinadas zonas restringidas, como por ejemplo las ya mencionadas plataformas de despegue, el Control de Armamento o el sector de Generadores Nucleares. En caso de necesidad, el Comandante o el Jefe de Seguridad podían ordenar a la computadora que desactivase algunas funciones de determinado comunicador, con lo cual su propietario se encontraba imposibilitado para, por ejemplo, franquear las puertas… a menos que dispusiera de una pistola láser, claro. Como vimos en muchos episodios, cuando el mando no funciona, nada mejor que una descarga láser para hacer polvo el mecanismo de la puerta y abrirla fácilmente.

 
El de Espacio 1999 fue, durante mucho tiempo, el comunicador más avanzado jamás visto en una serie de ciencia-ficción. Incluso en la prestigiosa Babylon 5, producción espectacular donde las haya, el comunicador era un cachivache de una sobriedad decepcionante. No fue hasta el estreno de LA TIERRA; CONFLICTO FINAL, creada por Gene Roddenberry junior basándose en unos guiones que dejó escritos su legendario progenitor, que pudimos disfrutar de un telecomunicador portátil superior en todo al de Espacio 1999. Mas, a pesar de ello, el diseño de Brian Johnson y su equipo sigue teniendo un encanto especial para el aficionado a la ciencia-ficción televisiva. Visto hoy, todavía sorprende por su concepción, tan original como creíble. Lo único que puede chocarnos es que su monitor fuera en blanco y negro. Aparte de eso, su configuración y prestaciones hacen de este singular artefacto una verdadera joya de los efectos especiales, recordada con nostalgia por todos lo seguidores de la estupenda serie de Silvya y Gerry Anderson.

lunes, 6 de enero de 2014

BOLSI & PULP 2014

 
 
 
 
 

Estimados amigos de Bolsi & Pulp:

 
¿Disfrutaron de nuestro regalo navideño? Espero que EL REINO DE LOS INFIERNOS del maestro Lou Carrigan les haya gustado.

 
Comienza el año 2014 y por tanto un nuevo año en nuestro amado blog. Bolsi & Pulp tiene nuevas sorpresas para el naciente año y por supuesto más bolsilibros.
 

COMIENZA EL 2014...
 
Y BOLSI & PULP DICE: ¡PRESENTE!

 

ATTE: ODISEO… Legendario Guerrero Arcano.