LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

sábado, 22 de noviembre de 2008

HAN LLAMADO A LA PUERTA


POR BARBIE MURANO

Escuchadme bien.Tenéis que grabaros bien una cosa en la cabeza. Esto de ahora no es un entrenamiento. No es un juego. Cuando uno se encuentra detrás de las líneas enemigas no hace prisioneros…, porque en ese caso tiene que estar continuamente vigilándolos, día y noche, sobre todo de noche; ha de pasarla en vela mientras ellos descansan o esperan la ocasión de echarle la zancadilla.

No vale la pena exponerse.

Cuando se ve a un enemigo no hay que entretenerse con ese viejo cuento de vaqueros ordenándole que levante las manos. Hay que tumbarle de un balazo o de una cuchillada. Por la espalda si es posible, porque de ese modo se corren menos riesgos. Os repito que esto no es un juego. Por lo tanto no od dejéis ganar por sensiblerías que sólo pueden acabar mal.

Hay algo que puede haceros sentir odio contra vosotros mismos y sin embargo es completamente necesario. Si uno de los nuestros cae herido y no puede seguir la marcha de los demás…, ¡hay que abandonarle! Aunque nos duela hacerlo. Lo exige la seguridad de los demás y el éxito de la misión. Todos lleváis dos pastillas por si corréis peligro de caer en manos del enemigo. Ya sabéis cómo utilizarlas.

En cuanto a los enemigos heridos no tratéis nunca de socorrerles. Es una solemne tontería. La guerra es cruel y nos obliga a dejar de lado ciertos sentimentalismos poco prácticos cuando hay que matar o morir. Pensad que esos heridos pueden alcanzaros con una granada de mano o una pistola. Lo he visto infinidad de veces y os lo he demostrado en los ejercicios de entrenamiento. Espero que hayáis aprendido la lección, pero por si acaso, os lo repito: ni prisioneros ni heridos.¡Sólo muertos!

Este es el discurso de presentación de HAN LLAMADO A LA PUERTA; la cruda serie de “consejos” impartidos por el superior a su comando de elite norteamericano.

Se trata de una historia coral donde el comando es el verdadero protagonista. La acción se desarrolla en Francia, durante la ocupación nazi. La misión de estos hombres, voluntarios adiestrados en el mayor rigor castrense, es la destrucción de armamento secreto alemán; para lo cual deberan ejecutarse maniobras que mantendran confuso al enemigo –bombardeos en fábricas y zonas aledañas al blanco- mientras otras dos células del comando, bifurcándose y atacando por sorpresa, destruyen los emplazamientos señalados por la resistencia francesa.

Una vez concluída la misión, los soldados deberán arreglarse por las suyas para mantenerse con vida, contando con toda su voluntad y habilidad militar para llegar a salvo a los refugios proporcionados por los maquisards. En ese lapso fatal de horas muchos perecerán, algunos combatiendo, otros tomados prisioneros y ejecutados de forma ominosa por los boches.

Se destaca la figura del capitan Tinny Steffens, héroe optimista y descreído a la vez, quien sobrevivirá junto a un puñado apenas de sus hombres. Y encontrará además el amor de una muchacha francesa, hija de un maqui.

Esta joven prestará ayuda al militar herido, salvándole de morir desangrado; y por ella más tarde se justificará el título del relato:

“De pronto en la puerta sonaron unos golpes. Hasta aquellas tres personas llegó el rumor sordo de unos vehículos que pasaban por el camino. Se escuchaban explosiones lejanas. Los tres se miraron asustados. Claudine, sin saber que repetía unas palabras que habían servido de contraseña al comando del caitán Steffens, murmuró:
-Han llamado a la puerta.”

Climas bien logrados y mucha acción. Por un momento incluso llegué a pensar que el autor pretendía matar a todos los personajes. Pero se trata más bien de una historia cruda con final felíz, o todo lo felíz que puede ser un final de relato bélico. El chico se queda con la chica pero ha corrido demasiada sangre. Recomendado.

Y como siempre, paz, amor y punk rock para todos. Si quieren saquen la paz y dejen el punk. Kaputt.

Ficha

Título: HAN LLAMADO A LA PUERTA
Autor: Elliot Dooley
Colección: Hazañas Bélicas
Editorial: ALFIL, 1960

1 comentario:

ODISEO dijo...

Estimada Barbie: Escribes cada vez mejor, mis felicitaciones.
Gracias por dedicar tu tiempo a nuestro Blog BOLSI & PULP en el especial bélico.
Un beso y un abrazo a mi amiga argentina!!