LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

miércoles, 6 de febrero de 2008

ENTREVISTA A LOU CARRIGAN. PUNTO C- ANTONIO VERA ,EL HOMBRE.

BRUCE LEE: ARTES MARCIALES, de 1976.
Un libro de Lou dedicado a la figura del mítico y legendario rey de las artes marciales. (Gentileza de Lou Carrigan.)

ODISEO: ¿Cómo es Antonio Vera, el hombre tras el seudónimo?


CARRIGAN: Para empezar, no soy el hombre “tras el seudónimo”, sino “el hombre CON el seudónimo”. Persona de vida normal (en lo posible dentro de mi profesión), amante de mi familia, trabajador y cumplidor de mis compromisos. Siempre he hecho un deporte u otro; fútbol, natación, judo, defensa personal, y últimamente atletismo (lanzamiento de disco, jabalina y martillo, aparte de trotar arriba y abajo en pruebas de fondo y velocidad), donde he conseguido un montón de medallas en la categoría de veteranos, es decir, de competidores de más de 40 años. Pero entre tantos deportes, yo siempre digo que soy esencialmente judoka; por eso escribí unos libros de artes marciales y bastantes novelas de la serie ¡KIAI!, que Editorial Bruguera me ofreció para que yo la escribiera como único autor de toda la colección, pues sabían de mis conocimientos de las artes marciales, lo que para ellos era una garantía de seriedad en la descripción de esas artes. No pude aceptar, porque por entonces estaba trabajando de lleno para la Editorial Monterrey de Río de Janeiro escribiendo cada mes dos aventuras de BABY, lo que me ocupaba mucho tiempo, pues eran novelas que podían parecer sencillas, pero que contenían una documentación muy cuidada y siempre lo más fidedigna posible, hasta el punto de que, como ya he explicado en ocasiones anteriores, en Brasil mis lectores estaban convencidos de que Lou Carrigan era un intelectual yanqui introducido en la C.I.A.. Pero no: juro que nunca he tenido nada que ver con la C.I.A...., y si he de ser sincero me habría gustado. Tal vez habría llegado a ser un Número Uno...


ODISEO: ¿Cuál es su religión?


CARRIGAN: Estoy bautizado y hasta mi primera juventud estuve dentro del ámbito de la religión católica, como todos los españoles entonces, poco menos que por ley. Pero hoy día, que nadie me obliga a nada, no profeso NINGUNA RELIGIÓN.


ODISEO: Ya que usted es cinturón negro de judo y un excelente deportista, mantiene a sus 73 años un muy buen estado físico y una envidiable salud. Curiosamente, la mayoría de sus personajes son siempre atléticos, musculosos y guapos, por lo tanto, más de algún lector se preguntará si había alguna similitud de cuando usted era más joven con sus personajes ¿Qué les diría al respecto?


CARRIGAN: Soy un deportista constante pero prudente, acorde con las posibilidades físicas de mi edad. Mi similitud con mis personajes es más bien de índole mental, psicológica, que física o de carácter pendenciero o arriesgado.


LEO: En muchas de las tapas de los bolsilibros donde sale su dibujo, usted aparece con una pipa. ¿Sigue fumando todavía? ¿Cuál es su tipo de tabaco preferido?


CARRIGAN: Esa foto mía de cuando tenía 30 años sólo aparece en las novelas de la colección MURDER CLUB. Yo envié a la Editorial Rollán una fotografía mía normal y corriente, pero el editor creyó que haría más “gracia” verme con pipa. Entonces, le pasó la foto al dibujante Prieto Muriana, quien la retocó y me colocó la pipa. Yo nunca he fumado en pipa. Sí fumé cigarrillos normales y corrientes, sin preferencia alguna. Es más hace casi treinta años que dejé de fumar. (Para los curiosos: dejé de fumar, por decisión propia y súbita y sin trauma alguno, exactamente el día 28 de noviembre de 1982.)


LEO: ¿Sabe otro idioma aparte del español?


CARRIGAN: Hablo catalán corrientemente, puedo defenderme sin problemas en francés, y me las arreglo para salir del paso con el inglés y el portugués o brasileño.


ODISEO: Si no me equivoco (puesto que no sé mucho de artes marciales) después del cinturón negro, vienen los grados Dan. ¿Alcanzó usted algún grado Dan?


CARRIGAN: Dan quiere decir Grado, y Sho Dan quiere decir “cinturón negro en primera grado”. Los Dan van desde el Primero al Décimo. Que yo sepa, el Décimo es el máximo Dan que se concede. Como excepción, y a título póstumo, se le concedió el Duodécimo Dan al fundador del Judo, el Maestro Jigoro Kano (O Sensei). A partir del Sexto Dan los cinturones ya no son negros, sino a franjas verticales rosa y blanco. Para distinguir a Jigoro Kano de todos los judokas habidos y por haber, su cinturón era blanco, como el de los principiantes, para resaltar y elogiar su reconocida humildad como excelente persona y maestro indiscutible no sólo de Judo, sino de Vida. En cuanto a mí, por cuestiones que no vienen al caso, dejé el judo poco después de alcanzar el Primer Dan, así que ahí me quedé.


ODISEO: Sabemos que ha escrito algunos libros dedicados a las artes marciales. ¿Cuáles son éstos y de qué tratan específicamente?


CARRIGAN: Escribí tres libros sobre las artes marciales. Uno de ellos se titula Guía de las Artes Marciales, que firmé como Vera Sho Dan, y es como su nombre indica una relación y explicación de las artes marciales. Escribí otros dos libros, ahora por encargo, cuya portada lleva el reclamo del nombre mítico de aquellos tiempos, Bruce Lee. Obviamente, ambos tratan de la vida y la personalidad de este actor budoka. (Budoka significa “practicante de las Artes Marciales”.)


ODISEO: Recuerdo cierta ocasión, en la que un amigo mío que también lee sus novelas me comentó: “Todos los personajes de Carrigan pasan del metro ochenta y son fornidos, pienso que este señor debe de ser más bien enano y debilucho”. A lo que yo obviamente le dije matándome de la risa lo de su cinturón negro de Judo y su buen estado físico, pero desconozco su estatura ¿Cuánto mide y pesa actualmente?


CARRIGAN: No soy Superman, pero tampoco soy debilucho, ni mucho menos. En cuanto a enano, pues no sé: mido 1,70 y peso 78 kilos actualmente (la buena vida engorda).


LEO: Queda más que claro entonces, usted no es ni debilucho ni enano ¡ni mucho menos gordo, que 78 kilos no es nada! Pasando a otro punto, en su biblioteca personal, ¿qué lugar ocupan los bolsilibros, tanto suyos como de los otros escritores?


CARRIGAN: En mi biblioteca no hay bolsilibros de otros autores. Los míos están en unos muebles especiales que hice construir a propósito y separados del resto, por cuestión de organización, de comodidad y de espacio. Sencillamente para tenerlos bien archivados, ordenados y a mano, no por soberbia ni nada parecido.


LEO: ¿Cuantos bolsilibros tiene en su biblioteca, de todos los que publicó?


CARRIGAN: Tengo por lo menos un ejemplar de todos los libros que he publicado, excepto de unas pocas novelas de aventuras (bolsilibros, se entiende) cuyos ejemplares perdí no sé cómo y que voy recuperando poco a poco.


ODISEO: ¿A qué edad empezó a practicar artes marciales?


CARRIGAN: A los 34 años.


LEO: ¿Todavía practica Judo o algún otro arte marcial?


CARRIGAN: NO.


ODISEO: Casi toda la gente que practica artes marciales, tiene anécdotas de tipos que los han intentado asaltar y que han salido muy mal parados. ¿Tiene usted alguna anécdota al respecto?


CARRIGAN: Esto es algo que me tiene muy intrigado: ¿qué habría hecho si alguien hubiera pretendido asaltarme o agredirme? No lo sé, pues nunca me ha ocurrido nada semejante. A veces pienso que mi talante y mi mirada ha hecho recapacitar a los posibles asaltantes y han preferido buscar una víctima con menos apariencia de causarles problemas.


ODISEO: ¿Qué países conoce de Sudamérica?


CARRIGAN: Lo Siento: NINGUNO.


LEO: ¿Algún lugar de los que conoció le fascinó tanto que lo usó como escenario de sus novelas?


CARRIGAN: No especialmente. He ambientado mis novelas prácticamente en todo el mundo, eligiendo el lugar de la acción a tenor del argumento, la mayoría de las veces sirviéndome de mapas, planos y toda clase de documentación. Por ejemplo, cuando escribía novelas del F.B.I. escribí al propio F.B.I. solicitando información sobre sus actuaciones, y me la facilitaron..., bien se entiende la clase de información que podían hacer pública.


ODISEO: ¿Qué países o lugares le gustaría conocer?


CARRIGAN: Precisamente toda Suramérica, las Hawai y Japón.


LEO: En otros países de Europa y Latinoamérica también existieron escritores que publicaban bolsilibros bajo seudónimos. ¿Alguna vez se contactó con ellos o era lector de sus obras?


CARRIGAN: NO.


ODISEO: ¿Siempre ha vivido en Barcelona?

CARRIGAN: SÍ.

ODISEO: Mucha gente no sabe que la época en que España publicaba masivamente novelas populares, muchos autores ni tan siquiera se conocían. ¿A cuáles de sus colegas ha conocido en persona?


CARRIGAN: Mark Halloran, Henry Keystone, Adolf Quibus, Ralph Barby, Donald Curtis, Orland Garr, Ricky Dickinson, Al Serman, John Lack, Anthony Logan, Peter Kapra, Lem Ryan, Silver Kane, Frank Caudet, Alan Parker, Burton Hare, M Saavdrovitch, Jan Hutton, E. Jarber… y bastantes más, pero no los recuerdo ahora. Si los recuerdo más adelante pasaré la información.


ODISEO: ¿Mantiene todavía contacto con alguno de ellos?


CARRIGAN: De modo intermitente y bastante espaciado todavía me encuentro a veces con Ralph Barby, Donald Curtis, Lem Ryan, Silver Kane, Frank Caudet y Alan Parker.



LEO: Es poca la información que se tiene del escritor Pedro Guirao (Peter Kapra, Walt G. Dovan). ¿Qué recuerdos tiene de él?



CARRIGAN: Pedro Guirao Hernández es precisamente uno de los pocos escritores con los que tuve una cierta relación continuada. Era un hombre locuaz, comunicativo y con una personalidad fuerte. Hubo una temporada en que nos veíamos con cierta frecuencia para charlar y tomar unas copas. Durante un tiempo tuvo una pequeña editorial propia dedicada exclusivamente a la edición de sus novelas que ya había publicado en otras editoriales. Poco a poco, y por nada especial, nos fuimos distanciando. Y de pronto, un día, me enteré indirectamente de que había fallecido de un infarto en un ascensor, el día 29-9-1993. Tenía 61 años.

MATERIAL ADICIONAL

GUIA DE LAS ARTES MARCIALES, de 1984. Libro que trata sobre distintas técnicas de lucha, desde usos simples de defensa personal, hasta las artes orientales más sofisticadas con las diferentes armas que se utilizaban, como por ejemplo la katana (sable), el nunchaku (dos bastones unidos por una cadena o un cordón de seda), la naginata (hoja de acero colocada en el extremo de un bastón largo)... Aquí firma como Vera Sho Dan, puesto que Sho Dan significa Primer Dan en japonés.
(Gentileza de Lou Carrigan.)

EL HOMBRE DE ORIENTE, de 1977. Una de sus excelentes novelas de la colección ¡KIAI! Dedicada a personajes profesionales de las artes marciales. En esta portada, el protagonista aparece empuñando una katana. (Gentileza de Lou Carrigan.

EL AGUA DORMIDA, de 1977. Otra de sus emocionantes novelas de la serie ¡KIAI! Obviamente era una garantía de calidad y seriedad para la editorial tener como escritor de esta colección a un autor que era judoka.
(Gentileza de Lou Carrigan.)

BRUCE LEE: EL HOMBRE QUE NUNCA MURIÓ, de 1977. Otro libro de Lou dedicado a la memoria del inolvidable maestro de las artes marciales, quien nunca murió ni nunca morirá mientras viva en el recuerdo de todos quienes le admiramos o alguna vez vimos sus películas. ¿Quién no recuerda la espectacular pelea que tuvo contra Chuck Norris en EL REGRESO DEL DRAGON? Todavía circula el rumor que dice que al principio de la misma pelea, se dieron golpes de verdad.
(Gentileza de Lou Carrigan.)

2 comentarios:

Deka Black dijo...

Una entrevista buena e interesante. Sobre todo porque que syo sepa, hay poquito matrerial de este tipo sobre autores de bolsilibros.

Y las novelas de Kiai... bueno, algun dia lograre leer alguna. Espero.

MDIAZ dijo...

Me esta pareciendo muy interesante la entrevista.
Gracias a los entrevistadores y al entrevistado