LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

miércoles, 4 de septiembre de 2013

POR PRESCRIPCIÓN FACULTATIVA

                                    
 
 
 
 
 
POR PRESCRIPCIÓN FACULTATIVA es mi novela favorita de la franquicia Star Trek, ya que está protagonizada por mi personaje preferido de TOS: el cascarrabias de Leonard Bones McCoy, oficial médico de la nave.
 
La Enterprise es enviada al planeta 1212 Muscae IV, con la misión de investigar a sus habitantes y valorar si son dignos de entrar en la Federación. La misión, en principio rutinaria, resultará ser más complicada de lo que esperaban Kirk y su tripulación. El planeta está habitado por tres especies inteligentes, muy distintas entre sí, que, sin embargo, parecen descender de un tronco común, algo inusual en la galaxia. La primera especie son los Ornae, semejantes a grandes bolsas de plástico llenas de un líquido transparente, puro protoplasma, cuya epidermis riela constantemente en un caleidoscopio de luces iridiscentes; luego están los Lahit, auténticos hombres-planta, seres vegetales dotados de autonomía y raciocinio, que viven en grandes comunidades tipo colmena y se desplazan en compactos grupos; y por último, los At, extrañas criaturas oblongas, semejantes a rocas que, según Sulu, a veces parece que no estén donde están, o sea, donde se les ve. Nuestros héroes comienzan sus investigaciones, pero dada la complejidad de las mismas, Kirk decide ocuparse personalmente de las conversaciones con los At, que parecen ser la especie dominante del planeta, la más inteligente y comunicativa. El capitán decide esta vez que sea McCoy quien asuma el mando de la nave, y no Spock o Scotty como en otras ocasiones. Esta decisión de Jim está a punto de provocarle una lipotimia al gruñón médico de pueblo, que jamás ha mostrado el menor interés por comandar una nave. De nada sirven sus protestas; Kirk quiere que sea él quien se quede al mando y punto, de modo que el bueno de Bones hace de tripas corazón y carga con la papeleta que le ha endosado su oficial superior.
 
Kirk se transporta al planeta y contacta con un At, al que acabará llamando Maestro, ya que carecen de nombres propios. El capitán y la criatura logran establecer, a pesar de sus diferentes esquemas mentales, una relación cordial. Todo parece ir bien, pero no es exactamente así. En la Enterprise se detecta que la señal del comunicador del capitán ha desaparecido de sus sensores. McCoy ordena que se escanee la superficie entera del planeta, y también envía grupos de descenso en busca de Jim, pero éste no aparece por parte alguna. Para acabar de complicar las cosas, entra en escena una nave klingon, que también ha perdido un equipo de descenso en la superficie de 1212 Muscae IV y culpa a la Federación de la desaparición de sus guerreros. El enfrentamiento armado parece inevitable, pero Bones asombrará a todos con sus extraordinarias capacidades para el mando, insospechadas en un individuo como él. En realidad, nuestro buen doctor está literalmente muerto de miedo, pero es un oficial de la Flota Estelar, de modo que trata de cumplir con su deber de la mejor forma posible, inspirándose en parte en su perfecto conocimiento de las tácticas empleadas por Jim en el pasado, y recurriendo para el resto a su innata intuición. McCoy consigue así ganarse el respeto del comandante klingon, que más tarde accederá a combatir al lado de los federales contra los piratas de Orión, que llevan años atacando a los pacíficos habitantes del planeta. Kirk, por su parte, no ha desaparecido exactamente; ha sido transportado por el At a un punto del futuro cercano, lo que explica que los sensores de la nave registren que no está en el planeta …en el momento que se le busca. Los At poseen la capacidad de trascender al tiempo, por lo que pueden vivir en el pasado, el presente y el futuro indistintamente. Esta concepción no lineal del tiempo permite al At mostrarle a Kirk imágenes del pasado del planeta, y también de su inmediato futuro, presenciando nuestro capitán uno de los criminales y devastadores ataques de los orionitas. Esto aparte, el At pone en sus manos al equipo de descenso klingon, que Jim se encarga de devolver a su comandante cuando el fabuloso ser de 1212 Muscae IV le reintegra a su línea temporal. Una vez en su propio presente, Kirk recuperará el mando de la Enterprise, para alivio de McCoy, y con su extraordinario genio militar, y la inestimable colaboración de los klingons, logrará acabar con la amenaza que para ese mundo representan las incursiones de los piratas de Orión. La aventura concluye felizmente con la entrada en la Federación de 1212 Muscae IV.
 
Lo mejor de la novela, aparte del intrigante argumento que mantiene al lector pegado a sus páginas hasta su estupendo final, son las sorprendentes formas de vida que pueblan ese extraño mundo, magníficamente descritas por Diane Duane. Destacan, especialmente, los At, o el At, mejor dicho, ya que sólo sale uno. Las otras dos especies también tienen la capacidad de moverse a través del tiempo, pero solo los At parecen hacerlo consciente, deliberadamente, con un fin predeterminado. La ambigüedad con la que el At explica sus capacidades a Kirk contribuye a darle a todo el asunto un aire más misterioso todavía. Pero el verdadero protagonista de POR PRESCRIPCIÓN FACULTATIVA es mi admirado Bones. En esta ocasión, el protestón de McCoy tiene que bailar con la más fea, lo que le dará ocasión de comprender mejor a su capitán. McCoy sale airoso de la prueba, demostrando con creces que la Flota Estelar prepara magníficamente a sus oficiales, de modo que, llegado el caso, puedan tomar el mando de una nave si es necesario. De todas formas, Bones no está nada satisfecho con la situación, y trata de convencer a Spock para que le releve. Pero el vulcano se niega, excusándose en el reglamento, por lo que el galeno debe apechugar con la responsabilidad cogiendo el toro por los cuernos. No lo hace nada mal, como reconocerá Kirk al final de la aventura. Pero cuando el capitán reaparece en el puente de mando, Bones lanza un suspiro de alivio e, inmediatamente, vuelve a la enfermería más contento que unas castañuelas. El mando no es lo suyo, las ha pasado canutas y sólo quiere volver a sus pacientes. Pero esta experiencia le ha enriquecido, como persona y oficial de la Flota, haciéndole admirar más aún a James Tiberius Kirk y a todos los capitanes que echan sobre sus hombros la tremenda responsabilidad de comandar una nave estelar.
 
Esto es, a grandes rasgos, POR PRESCRIPCIÓN FACULTATIVA, una de los mejores relatos de la franquicia novelesca de Star Trek. Una obra que satisfará, sin duda, a todos los trekkies, pero que también puede proporcionar unas horas agradables a quienes sólo deseen sumergirse en una aventura espacial divertida y sin mayores complicaciones. Ciencia-ficción de género. Para muchos, la mejor.
 
 
Título original: Doctor´s Orders
Autora: Diane Duane
Año de publicación: 1994
Editorial: Grijalbo S. A.
Colección: Star Trek, número 10
Traducción: Diana Falcón
Edición: 1990

No hay comentarios.: