LECTORES DE BOLSI & PULP:

.

.

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO PARA EL CUMPLEAÑOS DE BOLSI & PULP?

viernes, 8 de febrero de 2013

¡ADIÓS CURTIS GARLAND!












EL MUNDO BOLSILIBRESCO ESTÁ DE DUELO.

Para todo el equipo de Bolsi & Pulp y principalmente para quien esto escribe, es motivo de un gran dolor notificarles de que ha fallecido el gran Curtis Garland.
El pasado martes 5 de febrero del presente 2013, muere en el transcurso de la tarde el maestro  Juan Gallardo Muñoz, también conocido por su seudónimo de Curtis Garland. Con él se fueron para siempre también Donald Curtis, Mark Savage, Johnny Garland, Jason Monroe, Adisson Star, Frank Logan, Dan Kirby, Elliot Turner, Glenn Forrester y algunos otros seudónimos más que él usaba para sus novelas.
Su muerte ha calado hondo en todo el mundo bolsilibresco, pues ha dejado un espacio muy difícil de llenar para todos los amantes de la literatura Pulp.

  
Juan Gallardo vivió una vida complicada. La raza de libros a la que consagró su vida —novelas “de a duro”, se las llamó durante mucho tiempo, historias de detectives y de vaqueros, de marcianos y aventureros—  eran alumbrados con la bendición del lector de la calle, pero sin campaña de promoción ni entrevistas al autor ni apoyo de la editorial ni nada. El mundo conocía a Curtis Garland, los amantes de la literatura popular lo admiraban, coleccionaban sus novelas. Varias generaciones de lectores han disfrutado de sus libros.

Juan Gallardo nació en 1929, y tuvo una dura infancia como niño de la guerra y la posguerra. Hijo de actores profesionales y marcado por la temprana separación de sus padres, algo totalmente inusual en la época, él mismo intervendría durante algún tiempo en el mundo de la farándula con notables resultados, ejerciendo también oficios tan dispares como periodista —se mostraba orgulloso de haberse codeado con importantes estrellas de Hollywood—, guionista cinematográfico, dramaturgo... y escritor de bolsilibros, donde se dedicó a escribir en todos los géneros literarios que han existido y además a la postre acabaría siendo su principal actividad en editoriales tan significadas como Bruguera, Rollán o Toray, entre otras, la cual no abandonaría ya hasta que el colapso de la literatura popular, allá hacia mediados de la década de los ochenta junto con los coletazos finales durante los primeros años noventa del pasado siglo, acabará de forma abrupta con lo que hasta ese momento había sido su medio de vida. Era capaz de escribir una novela a la semana sobre el género que fuese necesario.

 
Mientras tanto, Juan Gallardo vivía tranquilamente en el barrio del barcelonés del Poble Sec, a un minuto del teatro El Molino, protegido por su anonimato y tras sus gafas de sol. No conservaba sus manuscritos. Apenas tenía unos cientos de sus novelas publicadas. A pesar de las dificultades, costaba borrar de su rostro una sonrisa optimista bajo ese bigote cano, tan característica como sus muchas gorras de béisbol.  

Hace algunos años, el editor Gabriel Bravo reeditaba en Morsa una de sus novelas y le pedía que escribiese sus memorias, un libro precioso que vería la luz con prólogo de otro de sus mayores admiradores, el escritor Javier Pérez Andújar, y que constituye una auténtica lección de humildad y honestidad, además de una crónica fantástica del fenómeno de los bolsilibros. Estoy hablando del libro “YO, CURTIS GARLAND” publicado en el 2009.
 
Dicho libro es de una importantísima aportación al estudio de la literatura popular española. Juan Gallardo fue sin discusión uno de los principales autores de bolsilibros —su producción rebasa los 2.000 títulos— y asimismo uno de los más asiduos colaboradores en las colecciones de ciencia ficción a lo largo de medio siglo, que no es decir poco, y segundo porque al menos en esta ocasión es por suerte el propio autor quien nos relata su intensa —en todos los sentidos— y fructífera vida.
Su pseudónimo más célebre volvía a figurar en el mapa. Le llamaban para entrevistarlo, lo invitaban a festivales literarios, daba charlas, presidía una tertulia en el Paralelo de Barcelona, estaban rodando un documental sobre él y el mundo literario al que pertenecía. Junto con su compañero de fatigas Frank Caudett (uno de los nombres de guerra de Francisco Caudet, otro histórico del Pulp hispano), seguía escribiendo novelas para kioscos de varios países de Latinoamérica. Volvía, en suma, a una actividad febril. De hecho, durante los últimos meses de operaciones y convalecencia hospitalaria, escribió a mano dos novelas. Cuando el martes por la tarde murió en el Hospital Clínic de Barcelona a la edad de 83 años, en su mesita auxiliar, junto a una novela de Agatha Christie, descansaban las pruebas editoriales de Asesinatos exquisitos, una novela firmada de nuevo por Curtis Garland y ambientada en el Londres victoriano, donde una pareja de detectives tenía que vérselas con un asesino oculto tras una máscara veneciana. Se mantuvo al pie del cañón hasta el último momento. Prácticamente, murió con el bolígrafo en la mano.



Empezó su carrera a los quince años, escribiendo críticas sobre cine, y carteándose con actores y cineastas a los que admiraba (Walt Disney, Judy Garland). Fue actor de teatro clásico, guionista de cine y un amante del fútbol. A los que de momento nos quedamos aquí, nos quedan y nos quedarán para siempre sus novelas, y un ejemplo al alcance de muy pocos.
Desde Bolsi & Pulp, damos un muy sentido y sincero pésame a familiares, amistades y a todos sus seguidores.

¡ADIÓS CURTIS GARLAND!


5 comentarios:

Johny Malone dijo...

Se va el escritor, su obra permanece, y ella nunca muere.

Diego Milano dijo...

Recibí esta noticia con terrible dolor amigo Odiseo. La literatura está de luto; nos ha dejado uno de los escritores más prolíficos y exquisitos del género. Que su obra permanezca para inspirar a las nuevas generaciones. Un gran abrazo.

ODISEO dijo...

Estimados: Muchas gracias por sus amables comentarios.

Definitivamente nos ha dejado un grande de la literatura Pulp. Pero tanto en Bolsi & Pulp como en todo el mundo, nunca le olvidaremos y vivirá por siempre.

Atte: Odiseo...Legendario Guerrero Arcano.

Alberto López Aroca dijo...

En efecto, Juan Gallardo Muñoz sigue inspirando e inspirará a las nuevas generaciones.
Mis condolencias a la familia.

KeNo dijo...

Una lástima... Seguirá con nosotros a través de sus obras...