LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

lunes, 7 de junio de 2010

UNA CHICA CON GANAS DE JALEO


POR ANTONIO QUINTANA CARRANDI

He aquí una de las novelas policíacas más rabiosamente divertidas de LGL. En casi todas sus novelas, el escritor riojano concedió protagonismo a las mujeres, pero siempre en calidad de auxiliares, digámoslo así, del chico, del mocín de la historia, como decíamos en mi pueblo. Pero en UNA CHICA CON GANAS DE JALEO, nº 960 de la colección Punto Rojo, aparecida en septiembre de 1980, el autor decidió darle todo el protagonismo a una mujer. Y el resultado fue una de sus mejores novelas policiales.

Nuestra protagonista es Lotte Braddon, una chica normalita que trabaja en unos Grandes Almacenes. Un día, los Almacenes son atracados, pero cuando los ladrones se disponen a huir del lugar, Lotte, que ha sido testigo del hecho, idea una ingeniosa estratagema y consigue encerrar a los bandidos en un montacargas. El nombre de nuestra heroína salta a los titulares de los periódicos, pero eso a ella no se le sube a la cabeza, a pesar de que su buena amiga Tessa insista machaconamente en que se ha convertido en una celebridad.

Nuestra protagonista tiene la cabecita muy bien puesta en todos los aspectos menos en uno: está convencida de que es un adefesio. No puede evitar compararse con su amiga, una de esas bellezas neumáticas que hacen que los hombres casi se desnuquen al volver la cabeza para mirarlas cuando se las tropiezan por la calle. Tessa trata de sacar a Lotte de su error, pero no hay manera; ésta sigue creyendo que es tan guapa como una de las hermanastras de Cenicienta. Para acabar de complicar el asunto, nuestra heroína bebe los vientos por el atractivo Rex Fulham, que no parece fijarse en ella en absoluto. Sin embargo, poco después del incidente en los Grandes Almacenes, al pasar por el puerto deportivo, Lotte y Tessa ven cómo Fulham, que se encuentra en la cubierta de un lujoso yate, es atacado por un individuo que le deja sin sentido. Ni corta ni perezosa, Lotte toma cartas en el asunto, y mientras su amiga se ocupa de Fulham, ella se encarga de reducir al atacante de éste. Poco después, Rex se presenta ante Lotte con flores y bombones, en muestra de agradecimiento por haberle salvado la vida. Parece que todo marcha bien para nuestra protagonista, que por fin ha conseguido entrar en contacto con el hombre al que ama, aunque de momento él no parezca demasiado atraído por ella. Pero una serie de equívocos harán creer a Lotte que Rex es un gigoló, un sinvergüenza que vive de las mujeres, más concretamente de la madura Elynor McCraven, propietaria de los Almacenes en los que trabajaba nuestra protagonista hasta que decidió buscar un empleo más agradable. Lotte detesta esa clase de comportamiento en un hombre, así que comienza a tratar a Rex con mal disimulado desprecio, a pesar de seguir coladita por él. Fulham, sin embargo, no es un mantenido ni mucho menos. En realidad, es un agente del gobierno que anda tras los pasos de un peligrosísimo delincuente de altos vuelos, íntimamente relacionado con Elynor McCraven. Para tenderle una trampa a ese personaje, Fulham necesita la ayuda de una mujer, pero como no pueden recurrir a ninguna agente del gobierno, pues los tentáculos de ese mafioso llegan a lo más alto y no saben, por tanto, en quién pueden confiar y en quién no, su jefe le sugiere que busque a alguna chica que no esté relacionada con el Servicio. Rex piensa de inmediato en Lotte, que ha demostrado ser una muchacha de armas tomar y poseer una notable inteligencia. Como no puede contarle toda la verdad, trata de convencer a nuestra heroína de que necesita su ayuda para recuperar ciertos documentos. Lotte, creyendo que los documentos de marras son cartas subidas de tono que Rex piensa emplear para chantajear a alguien, se niega en redondo a ayudarle. Pero la situación se va complicando por momentos. Un vecino de Lotte y Tessa es asesinado de un tiro ante la aterrorizada mirada de la primera, que, no obstante, y haciendo gala de su extraordinario valor, consigue atrapar al asesino. La víctima, antes de morir, pronuncia unas palabras que sólo Lotte escucha. Al poco, nuestra heroína es secuestrada y conducida a la mansión de un hampón, que está vivamente interesado en saber qué dijo aquel hombre antes de palmarla. Rex, que ha presenciado el rapto de Lotte, intenta rescatarla, pero acaba cayendo en manos de los mafiosos. Ahora, tanto si le gusta como si no, Lotte Braddon tendrá que colaborar con Fulham para intentar huir, cosa que lograrán con una sencilla pero efectiva argucia. Poco a poco, Lotte irá descubriendo que Rex no es la clase de tipejo que había imaginado y le ayudará en su peligrosa misión.

Lo mejor de UNA CHICA CON GANAS DE JALEO es su protagonista principal, Lotte Braddon, un personaje femenino magistralmente descrito por Lecha, una mujer con sentimientos, dudas y temores que, no obstante, hace gala de una resolución impresionante cuando de salir de una situación crítica se trata. Estamos, que yo sepa, ante la única novela del riojano en la que el protagonismo recae exclusivamente en la chica de la función, quedando los hombres reducidos al rol de simples comparsas. La inteligencia, preparación física, sentido común y capacidad de reacción ante situaciones límite de Lotte Braddon contrasta notablemente con la aparente ineptitud de Rex Fulham. El hombre, aunque resuelto y voluntarioso, no es precisamente el clásico héroe de bolsilibro al que estamos acostumbrados, y se comporta más como un patético funcionario que como un agente del gobierno. En realidad, su principal función en el desarrollo de la historia parece ser la de convencer a Lotte de que es una mujer muy atractiva, por la que cualquier hombre daría un mundo. Lo consigue, naturalmente, y ése es su mayor logro en toda la novela. Acaban juntos, claro, como mandaban los cánones de las novelas de a duro. Pero uno no puede evitar preguntarse cómo es posible que una mujer como Lotte se conforme con alguien como Fulham, muy atractivo, pero absolutamente inferior a ella en todo. Cosas del amor, supongo.

En todo caso, UNA CHICA CON GANAS DE JALEO se revela como una pequeña gran novela policial, una obra casi genial y algo atípica dentro de la extensa obra bolsilibresca de LGL. Un relato ameno, salpicado de acción trepidante y de muchísimo sentido del humor. El personaje de Lotte Braddon habría dado mucho juego en otras novelas, y es una pena que LGL no decidiera escribir más aventuras de tan sugestiva muchachita. Estoy seguro de que habría tenido tanto éxito como Budd Baxter, el budoka que protagonizó todas las novelas que el autor escribió para la fabulosa colección ¡KIAI! Héroes de las Artes Marciales.

4 comentarios:

jaberasa dijo...

Muy interesante el argumento de ésta novela. Intentaremos con un poco de suerte localizarla.

Saludos cordiales

jaberasa

http://bolsilibrosblog.blogspot.com

ODISEO dijo...

Gracias Jaberasa.

Por lo general, las novelas de Clark Carrados (Luis Garcia Lecha) tienen siempre un argumento interesante.

Abrazos desde Chile.

Atentamente: Odiseo...Legendario Guerrero Arcano.

trejos-comics dijo...

Saludos Odiseo!... ¡como va todo por Itaca?.... ya te he puesto entre mis tropas aliadas...
saludos desde las tierras legendarias... y adelante con el blog! :)

www.trejoscomics.blogspot.com

ODISEO dijo...

Gracias amigo Trejos!!!

Todo bien por Itaca amigo!!! Algún día cuando tengas tiempo ven a mi isla y beberemos buen vino.

También estas en nuestros favoritos!!

Un abrazo gigante :)

Atentamente: Odiseo...Legendario Guerrero Arcano.