LECTORES DE BOLSI & PULP:

.

.

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO PARA EL CUMPLEAÑOS DE BOLSI & PULP?

CONTACTOS:

jueves, 31 de enero de 2013

DESTERRADOS DE LA GALAXIA

                                  
 
 
 
 
He aquí una de las mejores novelas de a duro de ciencia-ficción escritas por el riojano Luis García Lecha. La narración nos traslada hasta el planeta Urton-8, situado en los confines de nuestra galaxia. En este mundo conviven dos ramas de la especie humana. Unos son los aborígenes del planeta, llamados urtonitas. Los otros son los conocidos como Hombres-T, descendientes directos de los terrícolas que un día, siglos antes, se lanzaron a la exploración del Universo. Antes he dicho que ambas ramas de la humanidad convivían, lo cual no es del todo cierto. Viven en el mismo mundo, pero esa convivencia está basada en la supremacía de unos sobre otros. Los urtonitas puros, por así llamarlos, consideran a los descendientes de los terrícolas como seres inferiores y como a tales les tratan. En Urton-8 los Hombres-T viven como los negros de Sudáfrica en el régimen del Apartheid. Los Hombres-T no es que sean ciudadanos de segunda clase; es que ni siquiera son ciudadanos. Están sometidos a toda clase de restricciones en los servicios públicos, e incluso deben respetar una especie de toque de queda que les obliga a estar recluidos en sus viviendas antes de las diez de la noche. El grado de marginación de los descendientes de los hijos de la vieja Tierra es tal, que hasta les marcan con una T al nacer, para que nunca puedan ocultar su deleznable origen. Pero un grupo de estos marginados, capitaneados por Jan Kervit, decide rebelarse contra esta situación y huir de Urton-8 en busca de la legendaria Tierra, cuya situación en la galaxia (si es que todavía existe) nadie parece conocer. Nadie excepto el abuelo de Kervit, que ha heredado de sus antepasados unas grabaciones de la historia del planeta Tierra, que entrega a su nieto para que le ayuden a encontrar el mítico mundo. El viejo Kervit es asesinado por la guardia imperial de Ithor I, soberano de Urton-8. El joven, que logra salvar su vida casi de milagro, hace copias de las cintas y se las vende a la Fundación Imperial para la Cultura. Con el dinero obtenido, Kervit y sus amigos compran una astronave y pertrechos para su odisea. Están dispuestos a lanzarse a los abismos siderales en busca del mundo de origen de sus ancestros. Pero los acontecimientos se precipitan, y para conseguir huir del planeta deben secuestrar a Damaris D´Ithor, la hija del Emperador. Aunque logran abandonar el planeta, los sicarios de Ithor salen en su persecución. Para Jan Kervit y sus amigos, la búsqueda de la mítica Tierra se ha convertido en una peligrosa aventura.
 
 
DESTERRADOS DE LA GALAXIA es una novela con claros ecos asimovianos. Al igual que en las series de Fundación y de los Robots del Buen Doctor, tenemos aquí una galaxia poblada exclusivamente por humanos. En la serie de Fundación, la Tierra es una leyenda, un mundo del que todos hablan aunque nadie parece creer que alguna vez haya existido. En esta obra de Lecha, por el contrario, la existencia de la Tierra se da por segura, no en vano varios miles de habitantes de Urton-8 son descendientes directos de terrestres. Jan Kervit y sus compañeros de aventuras no dudan, pues, de la existencia de la Tierra, pues ellos mismos son la prueba viviente de que existió. Pero ignoran si existe todavía y, si es así, si estará en condiciones de ser habitada de nuevo. En esta novela los terrestres, o mejor dicho, sus herederos, son víctimas del racismo de otros humanos que se consideran superiores a ellos. Esta situación argumental se repetirá en numerosas novelas del autor. Pero en muchas otras serán los terrestres los que actuarán como auténticos déspotas con otros humanos, tratando de sojuzgarlos por todos los medios. En la ciencia-ficción clásica, se daba por supuesto que los terrestres, terrícolas, terráqueos o como quiera llamársenos, teníamos que ser siempre los buenos de la película, quedando el rol de villanos para los extraterrestres. Asimov fue uno de los primeros autores que se rebelaron contra esta majadería en su cuento UN ARMA DEMASIADO TERRIBLE PARA SER USADA. Lecha, siguiendo el ejemplo del Buen Doctor, no comete el error de dar por supuesto nada. Los terrestres pueden ser tan malvados como cualquier alienígena, por muy horrible que sea el aspecto de este, de ahí que, como ya he dicho, en otras novelas suyas los habitantes de esta enloquecida bola rocosa sean tan ruines como el que más. En DESTERRADOS DE LA GALAXIA tenemos un magnífico ejemplo del buen hacer literario de ese infatigable trabajador de la máquina de escribir que fue Luis García Lecha. Si podéis encontrarla, no dejéis de leerla. ciencia-ficción popular con un gran sentido de la maravilla. Diversión sana y sin pretensiones, como en los mejores tiempos de la literatura popular. No se puede pedir más.

No hay comentarios.: