LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

martes, 14 de abril de 2015

EL ALMA SE MUERE

 
 



Uno de los géneros más populares de la literatura bolsilibresca fue el romántico. Como en el blog apenas hay nada sobre este tema, aparte una entrada sobre Corín Tellado y mi artículo sobre las novelas de amor de Carrigan, he creído conveniente traer a estas páginas una obra de Carlos de Santander (Juan Lozano Rico), autor al que también dediqué  un trabajo hace tiempo.
 
“El alma se muere” fue publicada con el nº 16 de la colección “Arcadia”, de Ediciones B, serie en la que se reeditaron algunos viejos éxitos de Bruguera en el campo romántico. Se trata, sin duda, de una obra escrita a finales de los años 50 o principios de los 60 del pasado siglo, antes de que Carlos de Santander dejara su trabajo como radiotelegrafista de la marina mercante española para dedicarse por completo a escribir. ¿Qué por qué digo esto? Pues porque se trata de una novela predecible, tópica si se quiere, pero muy bien escrita, prueba evidente de que el autor dedicó tiempo y ganas a su redacción y corrección. Cuando Carlos de Santander comenzó a dedicarse en exclusiva a escribir, en vista de su gran éxito entre los lectores de habla hispana, se enfrentó a la misma situación que Luís García Lecha (Clark Carrados, Louis G. Milk, Glenn Parrish, Casey Mendoza): para mantener su nivel de ingresos, se vio obligado a aumentar su producción literaria y a dedicar menos tiempo a sus originales, con lo que éstos perdieron algo de calidad. En consecuencia, las novelas de su última etapa profesional son mucho más esquemáticas, con profusión de diálogos casi telegráficos, pasajes descriptivos reducidos a su mínima expresión y un empleo abusivo del punto y aparte.
 
“El alma se muere”, en cambio, pertenece a su mejor época como escritor, y eso se nota tanto en la cuidadosa forma en que está escrita, como en el planteamiento de las situaciones y personajes. El argumento puede definirse casi como folletinesco, pero ¿no era eso normal en los bolsilibros de amor? Por sus páginas seguimos las vicisitudes de  Gene Afton, una muchacha humilde y trabajadora que ha de hacer frente a la pobreza, a la enfermedad de su madre y a un hermano egoísta y renegado. Por si no tuviera bastantes desgracias en su vida, la joven es despedida de su trabajo. Abatida, la muchacha no sabe qué hacer, porque con su hermano no puede contar y ella siente que ya no da más de sí. Ni siquiera sabe cómo va a pagar a Arthur Speading, el médico que atiende a su madre, uno de los mejores de Nueva York… y también uno de los más caros. Speading, por su parte, es un médico con mayúsculas, que hace honor al juramento hipocrático, y no un mercachifle de la medicina como hay tantos. Aunque sugiere a Gene que recurra a un doctor más barato, al final opta por seguir atendiendo a la señora Afton, en parte por celo profesional y en parte porque siente lástima por la joven. Entre ambos prenderá la llama del amor. Pero Gene todavía deberá afrontar pruebas durísimas, antes de alcanzar la felicidad.
 
Carlos de Santander juega lo justo con los clichés del género, optando por la sensibilidad más exquisita a la hora de plantear la historia, y renunciando a otros recursos más efectistas, más “rosas” si se quiere, pero que habrían restado autenticidad y frescura al argumento. Gracias a ello “El alma se muere” deviene en un relato ameno y conmovedor, sin duda uno de los mejores de Carlos de Santander, un autor romántico a recuperar.

 
Antonio Quintana
Abril 2015

No hay comentarios.: