LECTORES DE BOLSI & PULP:

CONTACTOS:

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP

¡HOLA AMIGOS! ESTAN EN BOLSI & PULP, SITIO IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL PULP
PINCHEN EN LA IMAGEN SUPERIOR Y DISFRUTEN DE NUESTRA VARIADA BOLSITECA

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

¿QUÉ LIBRO QUIERES VER PUBLICADO EN BOLSI & PULP?

domingo, 30 de junio de 2013

PERMISO PARA MATAR

 
 
 
SINOPSIS


Clarence Hadaway, inspector especial del FBI, recibe la visita de un hombrecillo que se presenta como Millard Watts. La intención del sujeto es, sencillamente, chantajear al “G-man”. Watts pretende “venderle” a Hadaway diecisiete vidas humanas, las de cinco agentes federales y sus familias. Si Hadaway no acepta el trato, esos “G-men” y sus esposas e hijos serán asesinados inmediatamente. Para salvar esas vidas,  Clarence Hadaway sólo debe hacer una cosa: matar a Jake Chabers, un espía enemigo que el FBI tiene detenido en su Delegación de Miami, Florida. A fin de que el “G-man” esté bajo vigilancia en todo momento, le acompañará Lissa Dalles, una hermosa integrante del grupo de Watts. En vista de la situación, Hadaway no tiene otro remedio que seguirles la corriente a Watts y sus cómplices, aunque, eso sí, tratando de ganar tiempo para intentar desbaratar sus siniestros planes y salvar las vidas de los cinco “G-men” y sus familiares.
 

 
 COMENTARIO


El personaje de Clarence Hadaway es una de las grandes creaciones del MaestroCarrigan. Este abnegado agente del FBI protagonizó un buen puñado de novelas, llegando a coincidir en alguna aventura con la sin par Brigitte “Baby” Monfort, la mortífera agente de la CIA a la que le une una buena amistad. Hadaway es el prototipo del héroe masculino “carriganiano” por excelencia, un hombre de una pieza, un tipo duro de los de antes a quien, no sé por qué, siempre me  imagino con el porte y las facciones de ese gran actor norteamericano que fue Dana Andrews. 
 
En PERMISO PARA MATAR Hadaway debe hacer frente a una situación tancompleja como desesperada, y ha de hacerlo solo, pues al hallarse bajo la atenta vigilancia de Lissa Dalles no puede ni soñar con poner a sus compañeros al tanto del asunto. Así las cosas, nuestro héroe tendrá que ingeniárselas para urdir,  sobre la marcha,  un desesperado plan de acción que le ofrezca alguna posibilidad, por remota que sea, de frustrar los planes de Watts y su gente.
 
Este título es, posiblemente, uno de los mejores protagonizados por Clarence Hadaway, un relato absorbente, que  mantiene el suspense hasta la última página y que, como casi todos los del Maestro barcelonés, contiene unos espectaculares y hábilmente descritos pasajes de acción. Como creo haber comentado ya en otras ocasiones, la narrativa de Carrigan se caracteriza por un estilo descriptivo casi cinematográfico, gracias al cual sus obras se leen de un tirón, pues, como en el caso de la novela que nos ocupa, los acontecimientos se suceden tan vertiginosamente que resulta imposible abandonar la lectura.
 
El ejemplar que poseo, en bastante buen estado de conservación por cierto, fuepublicado por Bruguera en octubre de 1975 en su estupenda colección “La Huella”, siendo el nº 51 de la misma.  El  precio de venta al público era de 18 pesetas. Pero se trataba de una reedición, ya que PERMISO PARA MATAR  se editó por primera vez en diciembre de 1966 en Editorial Rollán, apareciendo como el nº 29 de la también popularísima serie “Agente Federal”. En cuanto al precio de esta primera edición, fue de 10 pesetas, dos hermosos “duros” de la época.
 
La edición de Bruguera me parece mucho más atractiva, ya que “La Huella” contó con un original,  elegante y llamativo diseño de cubierta. La portada que dibujó Fabá para este volumen está mucho más lograda que la empleada en su día por Rollán, aunque la ilustración de contracubierta de “Agente Federal” era fantástica. Como curiosidad, cabe mencionar que, como se aprecia en una de las imágenes que acompañan esta reseña, Rollán tenía la costumbre de añadir en sus bolsilibros un supuesto “título original en inglés”, con la “sana” intención de convencer al lector de que sus publicaciones eran traducciones al castellano de las obras de “prestigiosos” autores extranjeros, presumiblemente estadounidenses. Penosa estratagema ésta que no impidió a los lectores adivinar que, bajo aquellos nombres de tan marcada resonancia anglosajona,  se ocultaban un puñado de notables escritores españoles.
 
PERMISO PARA MATAR es otra de las pequeñas grandes obras policiales del mejor especialista en el género en lengua española, el inimitable e insuperable Lou Carrigan, Antonio Vera Ramírez. Si tenéis ocasión de leerla, no la dejéis pasar. Vale la pena.

 

No hay comentarios.: